¡Vamos a Gatear!

August 14, 2018

 

¿Recuerdas cuando eras un bebé? ¿Cuándo jugabas en el suelo?

 

Cuando nacemos, el cien por ciento de actividad de nuestros sentidos se reducen al tacto y el olfato y el bebé a través de estos reconoce a su madre desde el momento de su nacimiento, generando un vínculo intenso con ella, estimulando después al gusto y el oído. ¿y la visión?

 

Es curioso porque se afirma que este sentido cobra su mayor esplendor desde los 3 años de edad y su cumbre hasta los 6 años cuando se define la lateralidad , lo que significa que dentro de estos rangos de edad los niños comienzan a leer y escribir ya que se necesita una función cerebral; es entonces en esas edades, cuando se establece la binocularidad, en pocas palabras cuando los ojos trabajan de forma conjunta y no independiente, Pero este desarrollo del sentido de la visión comienza desde antes.

 

 

Tenemos dos ojos, dos manos, dos piernas y siguiendo esta línea tenemos dos hemisferios cerebrales encargados de controlar estas complejas conexiones y de interpretar el mundo que nos rodea, logrando una interacción para desarrollar una unidad física, mental y emocional. A medida que vamos creciendo, el sistema nervioso se va madurando, desde un punto muy primitivo, hasta llegar a la complejidad de la lateralidad y la supra lateralidad. El niño, debe pasar todas esas fases de desarrollo empezando a sentarse, rodar y gatear antes de caminar, organizando correctamente la fase pre lateral, para después llegar a los niveles más altos de su función cortical. El gateo es una forma para desarrollar esta madurez cerebral, pues conecta ambos hemisferios cerebrales creando rutas de información cruciales para las funciones cognitivas. Además, nos ayuda a mejorar nuestro sistema propioceptivo que nos permite reconocer y tener conciencia de los espacios, cálculos de distancias y la visión periférica, facilitando la motilidad ocular y el establecimiento de la binocularidad.

 

Cuando se gatea se hace uso de los músculos oculares constantemente, enfocando y desenfocando, moviendo hacia dentro y hacia fuera los ojos; gatear es un gimnasio perfecto para tener buena flexibilidad en la movilidad ocular y para que ambos ojos trabajen en conjunto, evitando la aparición de anomalías visuales como la ambliopía y el estrabismo.

 

El contacto con el suelo, le genera al niño seguridad y despertará en él emociones nuevas, que van a fortalecer su motricidad fina, dando como resultado una buena coordinación ojo-mano y una lecto-escritura eficaz para su desarrollo académico. Así que cuidemos el desarrollo del niño y permitamos el desarrollo de actividades innatas a la formación del mismo. Entonces ¡vamos a gatear!

Please reload

Fundación Volver entre las 100 fundaciones que dan ejemplo en Semana Sostenible.

December 21, 2015

1/2
Please reload

Últimas Entradas
Entradas recientes

August 14, 2018

Please reload

¡Síguenos en redes!
Búsqueda por etiquetas
Please reload

¿Quieres ser voluntario?

Contáctanos:

345 80 88 Ext 480

Dirección: 

Calle 75a No 20c - 55

Bogotá - Colombia

¿Quienes somos?

La FUNDACIÓN VOLVER es una entidad sin ánimo de lucro, creada en Noviembre de 2011 para mejorar la calidad de vida de las personas a través de programas de promoción, atención, prevención y tratamiento en salud visual a comunidades vulnerables y de bajos recursos económicos.