¡El manejo de las necesidades visuales!

¿Cuántos de nosotros nos hemos preocupado cuando sentimos que de un momento a otro nuestra visión se ha disminuido sin alguna causa aparente o sentimos molestias que nos generan intolerancia e incomodidad con las funciones visuales?


En la actualidad frente al auge de la era digital el uso de la visión cercana se ha incrementado, generando un estrés visual inimaginable. Muchas de las molestias visuales que se presentan hoy en día son causadas por hábitos y estilos de vida poco saludables, llevando a síntomas de cansancio, lagrimeo y picazón que nos hacen correr con urgencia al profesional de la salud visual, esperando que nos receten alguna solución o ayuda ante la magnitud del problema funcional.


Es ahí donde el profesional nos recomienda un adecuado manejo de las necesidades visuales encaminadas a mejorar la calidad de la demanda visual, buscando el control de la sintomatología generando un confort ideal en las exigencias visuales. Pero ¿A qué se refiere el profesional con este adecuado manejo de las necesidades visuales?


Es simple, básicamente se refiere a hacerle frente a los malos hábitos asociados con la actividad visual, siendo conscientes del esfuerzo visual que realizamos en cada tarea, adoptando las medidas necesarias para que nuestros ojos se relajen y evitemos el “estrés ocular”.


Siguiendo unas sencillas recomendaciones, podemos lograr una adaptación de nuestro sistema visual de acuerdo con las exigencias de la actualidad, siendo procesos básicos para un buen desarrollo visual y la correcta integración de la visión binocular. Algunas recomendaciones que podemos tener presente en el día a día pueden ser

:

  • No se acerque demasiado al leer o escribir ni tampoco gire la cabeza o espalda.

  • Levante la visión cuando esté realizando tareas visuales próximas como lectura o trabajo en el computador. Ocasionalmente dirija la visión a un objeto lejano.

  • Mantenga una postura correcta a la hora de leer o escribir. Derecho con el pecho erguido, los hombros hacia atrás y el peso distribuido equilibradamente sobre el asiento para que ambos ojos estén dirigidos hacia el lugar de trabajo y queden a la misma distancia de este.

  • No leer, estudiar o trabajar con el computador si se está demasiado cansado o a punto de dormir.

  • No ver televisión a una distancia inferior a 2.5 metros y mantener una buena postura. Evite estar con la habitación con la luz apagada cuando se tengan dispositivos electrónicos en uso.


Con estas mínimas y sencillas recomendaciones apoyados en un control visual anual con el Optómetra podemos hacerle frente al estrés visual, buscando eliminar la fatiga visual, el dolor de cabeza y evitar una disminución en el rendimiento en el colegio o en el trabajo.


Últimas Entradas
Entradas recientes